El 21 de Junio de cada año es un día especial para los pueblos indígenas, porque se celebra un acto ritual festivo en relación al cambio de ciclo o año nuevo. Para los aymaras se denomina “Machaq Mara”. Esta festividad ritual se ha practicado desde tiempos inmemoriales por los andinos, perdió su sentido o significado en la primera y segunda mitad del siglo XX, producto de la transculturización y perdida de identidad de los aymaras. Sin embargo en la última década con la dictación de la Ley Indígena 19.253, que reconoce la existencia de grupos étnicos en el Estado chileno, ha emergido mayores niveles de identidad y protagonismo de las organizaciones indígenas, por lo mismo a partir del año 1995, esta actividad se esta revitalizando a nivel urbano en especial en al ciudad de Arica. Los distintos pueblos ha través de su desarrollo cultural alcanzaron a desarrollar un calendario anual, bajo el cual realizaron sus actividades de sobrevivencia. Bajo el marco anterior, el pueblo aymara también desarrollo calendario anual, de carácter agronómico en base al cual desarrollaron la agricultura y la ganadería andina. Este calendario se inicia con la celebración del año nuevo aymara, llamado “Machaq Mara”, en lengua aymara. El año nuevo para los pueblos andinos es el 21 de junio de cada año. Esta fecha ha sido adecuado por el cristianismo al 24 de junio de San Juan; El 21 de junio es la fecha en que el astro sol (Tata Inti, para los aymaras), se encuentra lo más  distante de la tierra (equinoccio del hemisferio Sur, y a su vez inicia su retorno, es el periodo en que se registran las temperaturas más bajas y marca la finalización del año agrícola y el inicio de un nuevo ciclo. Este calendario aymara esta referido a tres estaciones que marcan el año agrícola: Juypipacha: Época de heladas y procesamientos de tubérculos. Awtipacha: Época de seca y siembra. Jallupacha:  Época de lluvias y maduración de los cultivos.   Cada una de estas estaciones agrícolas tienen sus celebraciones, sin embargo la mayor celebración en el mundo andino es el año nuevo (Inti Raymi, se llama para que quechuas, para los mapuches witripantu). En este acto ritual de termino de un periodo, se conversa como una persona con los dioses tutelares en especial el Tata Inti (padre sol ), que según la visión andina hace posible la fertilización en la pachamama, germinación y maduración de la vida y por dicho motivo se le pide que vuelva para reiniciar el otro ciclo.   Por la razón anterior, los aymaras realizan actos rituales de ofrenda al “Tata Inti”, para que este dios tutelar regrese. En esta concepción aymara, los abuelos cuentan que en tiempos antiguos en esta fecha en la zona del altiplano se quemaban grandes extensiones de paja brava, señalando con ello que estaban abrigando al sol, similar situación de los pueblos agricultores de la precordillera, quema de guano y matorrales y restos de cultivos del ciclo anterior. Si uno analiza más a fondo esta actividad cotidiana, vera en ella que la quema de paja brava era para su renovación y de esta forma tener alimento renovado para las llamas y en el caso de precordillera, la quema servia para limpiar los campos de cultivo, abono y de esta forma iniciar el nuevo ciclo agrícola.   Esta actividad ritual de celebración del Machaq mara, se había perdido, sin embargo, se le ha rescatado y al día de hoy es organizada por las organizaciones aymaras en Arica, además cn la promoción y difusión de la educación intercultural bilingüe se ha iniciado su celebración en algunos colegios tanto urbanos, como de los valles.

Comparte este sitio!

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Estadísticas

103312
Hoy
Esta Semana
Este Mes
Total
147
1147
3700
103312

Hora: 2017-08-19 16:35:44